Entrevista a Javier Prieto
Entrevista a Javier Prieto

Entrevista a Javier Prieto

Esta semana entrevistamos a Javier Prieto, uno de los mejores aperturas que ha tenido el club.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos del Cowper?

Mis primeros recuerdos son, sin duda, del parque de invierno con el entrenador Pedro Cases (hermano pequeño de Juan). Allí un grupo de chavales prácticamente sin ninguna infraestructura de rugby pero con mucha ilusión y buenos entrenadores nos juntábamos para entrenar. Corría el año 1992. La zona de hierba estaba inclinada y durante mucho tiempo entrenamos en la pista asfaltada, eso hizo que fuésemos, humildemente, bastante buenos moviendo el balón a la mano a base de la cantidad de “tocados” que jugábamos allí.

¿Cuáles fueron los éxitos deportivos de aquella generación?

La verdad es que de una manera un poco inesperada, al menos por nosotros, tuvimos éxitos desde el principio. En la primera temporada de aquel grupo de chavales, éramos infantiles de segundo año la mayoría, en el primer desplazamiento que hicimos para jugar partidos fuimos a La Coruña donde ganamos todos los partidos que jugamos y le quitamos al equipo favorito, CRAT, la única plaza para ir al Campeonato de España que se disputaría en Madrid unas semanas después. Fue toda una experiencia ir a jugar a Madrid. Allí nos enfrentamos con equipos más fuertes y vimos que nuestro nivel todavía podía mejorar mucho más. Recuerdo que perdimos con el Liceo Francés, daba gusto verles jugar, y quedamos 4º de España de la categoría, ¡nada mal para un equipo de principiantes recién formado!

Para mí, el éxito más importante de mi generación fue ganar la liga juvenil 95-96 donde nos batimos el cobre, como de costumbre, contra el Oviedo. Trabajamos mucho todo el año. Nuestro entrenador, Jorge Velasco Santallusia, fue el artífice del éxito. Su pasión por el rugby nos la contagiaba, era muy exigente físicamente y nos enseñó mucho en el plano táctico. Además tenía mucho carácter cuando era necesario, para lo importante, siempre le estaré agradecido por su dedicación aquella temporada. Conseguimos ganar los dos partidos al Oviedo, nada fácil cuando el año pasado nos habían ganado 72-5… La entrega del trofeo fue en la Universidad Laboral, nunca se me olvidará. El Campeonato de España se celebró en Guernica. Allí nos acompañó el “Presi”, Crescencio García, a quien debemos agradecer su apoyo al equipo. Fueron partidos cortos donde los errores se pagaban caros. El Campeonato lo ganó El Salvador de Valladolid pero debo decir que dejamos el pabellón del rugby asturiano muy alto.

El mayor éxito sin embargo no fue ninguna victoria sobre el terreno de juego. El mayor éxito fue el grupo humano que formaba el equipo y no voy a nombrar a nadie porque sería injusto olvidarme algún nombre. Para mí fue un gran honor ser el capitán de aquel equipo que se dejaba la piel jugando, además éramos una piña fuera del campo. Estaría igual de orgulloso de haber formado parte de aquel equipo aunque no hubiésemos ganado ningún partido.

¿Qué ocurrió con la convocatoria de la selección nacional sub-19?

Jugar con la Selección Asturiana fue un placer y la llamada de la Española sub-19 una sorpresa enorme. No haber ido a la convocatoria, recuerdo que era en Guetxo en octubre de 1996, es una de las espinas más grandes que tengo clavadas. Recuerdo que en el programa que me enviaron había incluso una gira por Sudamérica pero en la vida no se puede tener todo y tuve que escoger mi otra vocación que además iba a ser mi profesión: ingresar en la Academia General Militar.

¿Llegaste a enfrentarte con tu hermano Antonio que jugaba en el Oviedo?

Mi hermano jugaba dos años por encima por lo que no eran frecuentes los enfrentamientos directos. En algún partido que jugué con la categoría superior nos enfrentamos y todavía me duele algún retardado que me hizo… Mi hermano era un ejemplo para mí aunque jugaba en otra posición diferente. Fue divertido jugar en equipos rivales.

¿Qué te parece el rugby de hoy comparado con el de entonces?

El rugby, como todo en la vida, evoluciona. El rugby de hoy lo veo mucho más profesional en todos los aspectos, tanto de instalaciones como de dedicación de los jugadores. Sin embargo, en el fondo del deporte siguen primando los mismos valores hacia los compañeros y los rivales: esfuerzo, sacrificio y respeto; creo que eran y siguen siendo los principales valores del rugby.

Please follow and like us:
error
Facebook1k
Facebook
Twitter
Instagram1k